domingo, 22 de julio de 2018

Otro Año

Un año que dejas huellas esparcidas por todos los rincones del alma. Como rompecabezas con pistas o al menos con piezas que se adhieren con fe. Un año que sabe a sacrificios, a alergias, a sueños y a promesas. Un año vivido con coraje y valentía. Un año mas de tantos vividos y Dios quiera muchos mas por vivir. Este año ha pasado dejando una brisa tibia de recuerdos, como tapizando las emociones con sabiduría, como dejando un aroma invisible de tranquilidad. Este año me ha enseñado, me ha golpeado pero también me ha acariciado. Es uno de esos años inolvidables donde has probado de todas las copas, has protagonizado travesías y has acumulado tormentas en forma de silencios. Este año es un una bendición distribuido en 365 hermosos días, pues aunque se llore o se ría lo que queda es lo vivido y lo vivido es la razón principal, es el testamento del movimiento universal. Pues se camina, a pasos lentos a pasos largos, pero se camina. Doy gracias a la vida y a Dios por un año vivido y por darme gallardía para culminarlo con una sonrisa enmarcada en mi rostro y una caricia de amor albergada en mi pecho.

viernes, 20 de julio de 2018

Una tarde en Reforma

Me gusta Cerrar los ojos y que me golpe el viento mientras, en tierras lejanas, escucho el murmullos de las calles, de transeúntes cabalgando los días en sus pies acostumbrados. Me gusta escuchar voces perdidas en los siglos, esas que deambulan como rebotando en las lejanas paredes de las plazas. Me gusta detenerme a deleitarme de perplejidades, las que cohabitan con las rutinas, pero que solo un extraño con mirada de extranjero puede diferenciar del ruido. Me gusta entretenerme de suelos que espero nunca olvide, abrazarlos como míos y sentir su esencia en cada embestida de sol. Siento el crujido de las ramas, el ronronear de los neumáticos que pasan como aves cansadas por las avenidas. Me fumo el humo de las excepciones, de los pactos sin sentido, ese que revuelve la memoria y apacigua furias complacientes. Me gusta ser un solitario hipotético, un alma despegada del todo que se acoge a su destino. Me gustas México, me llenas de nostalgias de realidad, de tenacidad, me reglas minutos plenos y miradas llenas.

lunes, 26 de febrero de 2018

Música?

Música? Mística, exotérica, extraña y familiar. A mi parecer? El arte de hacer del aire poesía. Confinar en sílabas temperadas un universo de emociones. Palabras sin voz que anidan en el alma de los mortales, describiendo las entrañas de su esencia en un lenguaje tan supremo y puro que incluso la razón se aterra. Un espejo a veces empañado y a veces más inmaculado que la realidad, esa ventana de la humanidad que pocos logran interpretar, pero que describe el intrínseco motivo de la vida a través de sutiles movimientos físicos, milenariamente organizados en convenciones sonoras. Presenciar el acto musical, es definir nuestra existencia con la sofisticación de nuestra experiencia, sumada al sentir que nos hace humanos. Una nota hecha canción es un legado de humanidad que late en el universo, un testamento de vida en la sensibilidad de lo eterno. Aquello indefinido que desde el otro lado de nuestro entendimiento rige los designios incomprendidos de nuestra forma de sentir. Una forma palpable de milagro, un momento encapsulado en la inmortalidad.

martes, 30 de enero de 2018

Una extraña calma

Así no mas, se van armando las nuevas telarañas de los días. Es un poco como ver los hilos de colores estirados por última vez antes de la marea de nudos. Es un hueco en el tiempo que de repente no agita nada, una amnistía de la ansiedad, una interferencia existencial. De esa forma, por lo que dure el paisaje, tomo notas del fenómeno. Como frente al pizarrón de jeroglíficos en la escuela, atento pero sin comprender. Tal vez sean los saltos venideros que susurran al oído o ese extraño cocktail entre deseos, seguridades, noblezas y dudas. Un poco de todo y con dosis inestables. Por unos largos minutos el paisaje se torna casi pictórico, como tan pasmado que parece una foto. Así mismo me asalta Morfeo, viejo e ingrato amigo, por eso digo adiós, para no aburrirme de mi mismo, hoy me tocó, en el dialogo anónimo, de emisor y receptor, con nostalgia lo disfruté, mañana no se si lo tendré.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Continua

Bañado a borbotones por la escupa del sarcástico día a día, embalsamado en la corriente de deducciones estúpidas que gritan las voces ardientes. Una impotencia con reproche de premonición que iza la bandera del horizonte contemporáneo. El laberinto de razones extraviadas se hace mas denso, como un bosque de imposibles que cansa la cordura, la envuelve en sinsentido. La terapia del verso resulta siendo tan lúdica como el suicidio teórico, una versión practica de la tortura existencial, con métrica rebelde y sin compromisos tangibles. A veces es mejor filtrar los pensamientos para extraer lo poco de pureza que les queda y en una reducción de escasa cordura plantear alaridos poéticos que nadie lee, pero que procuran la continuidad del aire.
No hay mucho que pueda alterar, es como darle a los dados de la vida un tipo de deidad, pero aun conservo las dudas, de ellas se alimentan incluso las almas aporreadas, todo continua, a su paso, sin ritmo, pero continua.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Lo diferente

Acaso llegó la hora de las desnudeces eternas? es tal vez el tiempo de rasgarse las vestiduras del mundo? quien volvió a prender la luz de los desafíos? es este el mismo universo en el que ayer lloraban fuego los poetas sin nido? Muchas palabras, incluso mas laberintos, mucho de todo, al final muy poco de nada. Habitar con el tic tac controlado, con el Big bang aplazado, tomando notas de paso, como un termómetro complaciente que lee pero no prescribe. Los oídos que saben oír juegan con necedades, la voz que es palabra pura decide esperar, todo fluctúa, todo gravita, como astros desterrados, como polvo en el aire, granos sin rumbo, premoniciones que deciden callar.

Hambrienta por naturaleza el alma transpira inconformidad, grita párrafos, escupe incongruencias. Es árido el terreno de los incomprendidos, es feroz la voz interna, es insuficiente la cordura del reino aprendido. Abundan voces que redefinen la ignorancia, se mastican ellas mismas. Los cimientos se tambalean y de la mano del pragmatismo se va entorpeciendo de ruido, aturde el sinsentido. Respira, escucha, piensa, sal de tu cuerpo, vuélvete aire y traspasa todo lo aparente, allí donde el miedo detiene la mente, abre la puerta de lo diferente.

miércoles, 20 de julio de 2016

Balbucean como fantasmas algunos de los sentidos que se acobardaron en el camino? o se cansaron los demonios de susurrar lascivia? es acaso una baño límbico de temperaturas extremas? no hay respuestas que den la talla de las preguntas, solo mas preguntas que se reproducen dejando clara una línea de microimcomprensiones que ni se resuelven ni se postergan. Mas bien se evitan, como nubes de hielo en el aire de los deseos. Una vez mas y como siempre, el sicario de la eternidad sabrá, con su inmisericorde espada de sabiduría, darle forma a cada enigma.

miércoles, 22 de junio de 2016

Anidar

Son los días que van dando vuelta en torno a la luna, como girasoles trasnochados, se adormecen en telarañas de seda blanca, tan blanda como una nube. Las manos roncan de tanto invernar, los pies caminan por costumbre, por inercia, por necesidad. Hay batallas que se libran sin enemigos, sin estrategia, solo bullicios, solo piezas inconexas que respiran entre cada otoño y unas cuantas primaveras. Entro en un cuarto blanco de paredes sin reflejo, entro desnudo con la piel limpia de rasguños, con la cara pálida y el corazón reaprendiendo la ingenuidad, listo para el mañana, como un ave que decide anidar y detenerse tan solo para darse la oportunidad.

viernes, 22 de enero de 2016

Contar mariposas

De esos momentos donde pululan las palabras, donde el enemigo insomnio es tu mejor aliado, donde un limonchelo helado empapa lo boca y aletarga los ruidos. Es en esos momentos donde vale la pena empuñar la palabras y ponérselas en el pecho para cantar los sentimientos, exorcizar los demonios y limpiarse la cara de todo pecado.
No es fácil darse cuenta de cuando se camina la vida como caballo de batalla, mirando si mirar, sin periferia, ni arriba ni abajo, solo un camino estrecho que no se puede desviar. Hay caballos que cruzan continentes sin darse cuenta de un solo lugar, paraísos y desiertos que quedaron en el pasado sin poderlos disfrutar. El afán golpea en sus regazos, aguzando el galope, obligándolos a nunca parar. No quedan recuerdos dignos, solo neblina y un constante deseo que nada lo puede calmar.
Es hora de sentarse en el prado, de mirar hacia el cielo, de suspirar cada suspiro, sin temor, sien miedo a fallar. Es hora de levantar los brazos, de reír y si acaso llorar, con todo el tiempo del mundo, con los sueños vivos pero disfrutando el andar. Es hora de mojarse en la lluvia, de besar si se quiere besar, de mirar tu rostro en el lago, de dar vueltas de canela y querer volver a ser niños y no parar de jugar. Es momento de detenerse, darse cuenta que estamos vivos y contar mariposas mientras aprendemos a volar.

sábado, 9 de enero de 2016

Instinto e inteligencia

Es como el aire, es el día a día, es nuestra condición natural, somos un péndulo entre la razón y la emoción. Vivir es como dar pasos en la cuerda floja que se tambalea entre los dos extremos de nuestra propia naturaleza. Unos días somos animales de la vida, al otro somos un manojo de racionalidad. Un segundo gritamos, al próximo escuchamos. Naturales, inexplicables, así caminamos, carentes del absoluto pero caminamos, erguidos por la evolución, los milenios y los misterios, así caminamos.

Somos fruto de nuestro entorno, esponjas culturales, somos oídos que escuchan, ojos que ven, corazones que sienten. Somos voces que emanan sonidos, perpetuadores de tabúes, liberadores de paradigmas, peones de la ignorancia o soldados de la libertad. Somos lo que queramos ser en la medida de nuestro criterio, en la grandeza de nuestra alma, en la pasión de nuestra inquietud. Somos del tamaño de nuestras dudas, borregos, rebeldes, silentes o esclavos. Somos instinto e inteligencia, la demás aun no esta claro.

martes, 8 de diciembre de 2015

Matices

Es comenzar el día mirando el brillo colarse por la ventana, besando esos labios cálidos, tocando esas manos seguras. Es el café de la reflexión, el bocado de la tranquilidad, el azúcar de la felicidad. Es la paz a borbotones, es la ducha de risas, la toalla empapada de esperanzas. Es vestirse de planes, es el perfume de quimeras y en el espejo que no miente, un reflejo de sabiduría. Se abre la puerta de lo que se temía, se pone la llave del corazón, se protege la belleza del amor. Son los pasos que se dibujan de fantasía, son los matices en el aire, son los matices de un nuevo día.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Loop

Son voces que retumban en un loop itinerante de rebotes en mi cabeza. Dictámenes, pronósticos, apuestas y delirios inmersos en el formol del hastío. Es, a su vez, la grieta de luz que irrumpe en los cuartos oscuros del miedo. Es observar la vía por el retrovisor y sonreír por tener distancia, pero reconocer el camino, respetar una a una las paradas. 

Sentir el alivio suspirando a tu oído, incluso con la duda tratando de sabotear el destino. Es un grito de guerra que no lo perpetua ni el vencedor ni el caído, solo un impacto estridente contra el aire, contra lo incontrolable, contra lo misterioso que implica estar vivo.


Una mirada meditabunda, unos puños cerrados, una boca que besa y a la vez reposa, un palpitar camuflado, una marea interna que renace, un Big Bang en gestación, milenios en segundos, atajos, estragos, deseos y repudios. Todo en un mismo plano, en el mismo lugar, en el mismo instante donde da vueltas el mundo. Un concubinato de opuestos que se comprenden en su extravío, hermanos del acertijo y propietarios del sinsentido. Son voces que retumban en un loop, como una acústica infinita que se repite, se repite, se repite….y deja el loop encendido.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Cobarde solitario

El dilema de un cobarde solitario: “me hace falta estar solo, pero más falta me hace estar contigo”.

domingo, 14 de junio de 2015

Tratar

No logro definir cual es el enigma que rebota en el aire, no descubro la magnitud de un fracaso o el fervor de un triunfo, es casi como un acertijo que doblega mi astucia. Mis oídos renuevan su pacto con  la absoluta inercia y de allí brotan ramas de genialidad. En la pureza de las palabras, el mundo pasa a ser un accesorio; la prudencia: una cobardía; la costumbre: un error milenario. Cuando el alma toca la magia que la conecta con el todo, el universo se postra a los pies de un romántico, un cínico, un poeta o un villano. Es por eso que me cambio la piel y confundo al espejo, entro y salgo, cada vez más extraño. En el fondo del laberinto inexplicable que me define, pongo la mano en mi pecho para errar o acertar, para morir o matar, con la única convicción de dar los pasos uno a uno y tratar, una y otra vez tratar.

martes, 10 de marzo de 2015

Lineas rectas

Líneas rectas que se hacen curvas con el transcurrir del tiempo, verdades adaptadas a los miedos, los propios, los prestados, los ajenos. Mentiras aceptadas por voces que escogieron no hablar, el desfile de irracionalidades apaciguadas por los corazones bondadosos, por los sueños dormidos, por la sedes postergadas.

Miradas que no brillan de tanto brillar, agotamientos, dolores, fervores y deseos enmascarados. La respuesta de cada pregunta habita en la pausa que le precede antes de existir, la rabia no prescribe medicinas para la felicidad, el anonimato a veces es un lujo autodestruido. Líneas rectas que tambalean los espíritus, mientras queda solo el sabor de un buen vino que acompaña este cuento entre lo real y lo dormido

sábado, 20 de diciembre de 2014

15 minutos

Esos 15 minutos en los que salgo de mis cuatro paredes a invadir el oxigeno del universo, a apaciguar los deseos vencidos en una caminata aprendida de memoria, en esos instantes irrepetibles donde deambulo sin tener mascara, sin presunciones ni reproches. Esos 15 minutos donde en una entrada y una salida malgasto, de la manera menos calculada, el dudoso tesoro del tiempo. Ese instante que me transforma en un alma itinerante con una agenda simple y a la vez perfecta. Esos 15 minutos de ida y de vuelta donde no hay profecías ni mentiras, donde camino al compás de mi propio ritmo en el anden del porvenir anestesiado. Donde me siento mas libre que el viento que torpemente golpea mi rostro. Ese instante donde la gravedad de mis pasos reconforta el alma y la llena de un no se que misterioso y esplendido, como una bocanada de paz interna, un destierro de los pesares, una sutil ensoñación sin memoria, el palpito del cómplice corazón sincronizado con lo absoluto. En ese momento soy la materia de la que esta hecho el mundo y soy energía flotando en la materia, como el discípulo mas fiel de la esperanza. Allí revivo y redescubro los matices que yo mismo he pintado pero que descuidé por tantos naufragios. En esos 15 minutos de gloria soy uno con el todo e inhalo sin saberlo la perfección, como acariciando el ala de un ángel que conoce mi nombre y guía mis pasos, tan solo por 15 minutos, no necesito nada más.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Cuando mis pies rozan el pavimento de nubes de hule que colinda con las estrellas, es cuando la gravedad misma se convierte en un  chiste de los terrenales, cuando los pesos son inversos y las alturas son el punto de partida de los nuevos infinitos. Allí escapa mi alma y respira, sin verdugos, sin paradigmas, como la noción misma de la libertad pura, pero en una realidad divina. Despegarme de las nociones del hombre, en el mas allá sin nombre, que solo los locos podrían describir exactamente, es el sentimiento puro de romper las cadenas de las preocupaciones, es volar y danzar en el viento. Es dialogar con la inmensidad sentados viendo un horizonte perfecto, de la mano de una calma eterna que no existe en los lugares sin magia, se siente como una pasantía, un salvoconducto del alma para ser absoluto y ,en unos minutos privilegiados, sentir eternamente la ambrosía servida en el comedor de mi propia vida.

sábado, 18 de octubre de 2014

Desmembrado y aislado, dormido y aturdido, como parte oculta de la luz, embriagado de presentes recurrentes, sombrío y despistado, así transcurre el incesante hastío. Es como recitar de memoria cada callejón y repetir las encrucijadas sin errores autobiográficos, es caminar pasos prestados y  sonreír por costumbre, es saborear el vacío y  resucitar con un nuevo nombre, es la inercia de los que no pertenecen, es la eternidad resumida, es ahogar el llanto y aprender las cartas sin que haya partida. Me colé en la foto insípida de los efímeros, me cansé de dar concejos a los sordos del alma, me inventé un abecedario de letras ilógicas, que uso como pretexto para alcahuetear mi locura. Vivo entre lo cotidiano que me condena y aquella incertidumbre rebelde de los días sin dueño que añoro convertir en mi vida, al ritmo de cada frase prohibida, al compás de cada grito suicida.

domingo, 12 de octubre de 2014

Esta larga espera

Aguardando meticulosamente, con la mirada detenida en el aire, los pies un metro encima de la tierra, con el rigor de aquel que sabe esperar un soplo divino tal vez, un movimiento telúrico, una ráfaga de un yo no se que. Silente, meditabundo, como hilando segundos entre los dedos. Culpable o inocente por la interminable espera, nadie entiende mi vigilia, nadie sabe mi quimera. Tic tac, tic tac y llega el momento, es mío y solo mío; solo tendré un testigo que lo sepa, un cómplice y confidente que conozca el final de esta larga espera.

jueves, 9 de octubre de 2014

Mientras cae la lluvia

Mientras cae la lluvia en un cielo tormentoso, se derriten las gotas de amor, como líneas de chocolate en un mantecado de sueños, al compás de cada palabra que se escribió con esperanza. Mientras cae la lluvia los miedos ya no son fantasmas, se juegan un duelo con el viento habitando el terreno antes esquivo de las realidades del amor. Mientras cae la lluvia el mañana parece un espejo del pasado que se detiene perplejo ante un dejavu de incomprensión. Mientras cae la lluvia la vida continua, unos ojos lloran, otros aguardan, pero sin duda queda la calle mojada en el pavimento del corazón.

lunes, 6 de octubre de 2014

Resulta

Resulta que detenerse es a veces tomar impulso para volar mas lejos, resulta que esperar es pensar mas profundo y sentir más intenso. Resulta que cerrar los ojos es ver el infinito más allá de los ojos del miedo, resulta que madurar es la mejor forma de no volverse viejo. Resulta que una palabra añeja tiene el impacto de un vino perfecto, resulta que la magia en gotas exalta la pureza de un mundo etéreo. Resulta que si no me has leído no es por que no estoy escribiendo, es solo que estaba esperando el momento justo; y en una noche sin nombre; el verso más perfecto.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Mirando sin querer mirar

Como si fuera una cárcel de flores y aromas perfectos, como un calabozo de luz y pureza, una catacumba de néctares y diamantes colgantes. Un lugar sin puertas que encadena tu soñar con la carencia de las dudas, la simplificación atrevida de los más grandes misterios existentes, el lugar de los inventarios pragmáticos, de los nombres prácticos, de las charlas vacías, el aposento de las palabras sin aliento, sin fuerza y sin alma. El charco donde se ahogan los poetas y pululan los info comerciales, el curubito de los clichés simplificados, un lugar sin dueño pero con precio y etiqueta para cada objeto. Sentir los brazos de la paz amarrados a los pies del conformismo, sentir la sangre de la rebeldía hacer fila en un supermercado, sentir el rugir del corazón anestesiarse con las noticias del día, las vicisitudes cibernéticas, los chismes aleatorios, el vaivén sin rumbo de las vacas bípedas cruzando por los campos de cemento digital, sin cuestionamientos, sin razón. Hay acaso alguien más que también observe ? Así; como mirando sin querer mirar.

viernes, 29 de agosto de 2014

La voz en mi cabeza

En la hora más calmada de todas las horas, es que comienzo a escuchar de nuevo en mi cabeza la poderosa voz familiar de siempre, la que alienta locuras, aunque también plante dudas, la que de vez en cuando insita a proezas, otras veces vislumbra grandezas y de palabra en palabra va siendo la conciencia de la vida. La voz que los días agitados mimetiza entre el ruido y la distrae entre los tumultos engreídos. Es ella como un polo a tierra que a veces se despega del suelo, pero llega el alma y la recupera, como si fuera imprescindible para discernir entre el bien y el mal, para arbitrar los pasos y presupuestar las alegrías y los fracasos. Para escucharla es solo cuestión de no pensar, de sentarse sin mundo y sin nada, solamente a contemplar.

domingo, 24 de agosto de 2014

Por fin respirar

Es pasar por las nubes y extasiarme con el aroma del viento, encontrar en mi vuelo cómplices y estrellas brillantes. Es fluir en perfección con el universo, dejarme llevar, caer de espalda al vacío y flotar sin temor en los brazos de la noche. Es divisar el horizonte bañado de sueños y tomar una pausa larga que no pregunta por mañana. Es sonreír con alegría y ponerle la cara al presente, es saborear los besos y llevarlos impregnados en la frente sin pedirle permiso al amor, sin prisa y sin temor. Es entregarse al momento sin pedir nada y recibir a cambio la paz y la fe, las ganas de creer y respirar, por fin respirar.

jueves, 21 de agosto de 2014

Mientras haya vida en el aire

Y me atrevo a navegar en aguas claras, yo, un habitante de sombras, un pariente cercano del submundo. Y me transformo en sonrisas, yo, un portavoz del reino lúgubre de las sombras. Y me derramo en elogios, yo, quien encuentra en al acido un néctar con matices digestivos. Probando el abismo de las multitudes, un taciturno errante que deambula con mirada tierna entre los reinos de las voces sin alma, de las almas sin fuego, de las gargantas sin eco. Tomo nota en cada esquina vacía y le reprocho a la amnesia de mi corazón mis tropiezos itinerantes, mis suspiros acallados. Soy la misma bestia, con mas pasos y menos palabras, soy un agujero de luz en el cuarto vacío del eterno silencio, donde las pelusas del tiempo no se asientan, mientras haya vida en el aire.

viernes, 2 de mayo de 2014

No hay prisa

Vienen y van los episodios de la vida, los seres desfilan, los sentimientos se cuelan, los años facturan, los apetitos se calman, las batallas se pierden o se ganan, las raíces se entierran, los atardeceres se apagan, las madrugadas se encienden, la piel se quema, las palabras se escriben, las canciones brotan, las risas se enternecen, los besos se aprecian, los atajos se evitan, las mentiras se delatan y el corazón se ensancha. Todo mientras el tic tac infalible del verdugo del tiempo pretende dictar las escenas de nuestra vida en su ritual mecánico de aniquilación progresiva. No hay prisa que valga lo que una vida, lo que un sueño, lo que un amor.


martes, 7 de enero de 2014

Dos mundos

Entre los dos mundos de siempre, entre el terror y la fantasía, entre el odio y el amor, entra el llanto y la risa, del frenesí a la calma pura, entre dar todo y quererlo todo, entre mendigar y dar limosna. Como religión por los dos extremos, entre amar el amor  y odiar el amor, con una mano me ata la irreverencia, con la otra me ata el corazón. Con mi estandarte tambaleante en el pecho, con un tatuaje de coraje en el cuello, temiéndole a todo, enfrentándome a todo. Cataclismo interno de dos polos que, como en un imán, crean la fuerza perfecta, la sensualidad de dos pieles que jamás se tocan pero acceden a rozarse en exquisita armonía por lo que les resta de eternidad. Ese yin-yang, ese bien y ese mal. Las palabras describen a tropezones la complejidad de un alma y más cuando tal vez no exista eco en los oídos blandos, menos cuando ni son leídas, tal vez son gritos de un silencio, terapias de resacas perdidas. Siempre será mejor así, hay voces fuertes que solo hablan y no dicen nada, hay opiniones aprendidas y sociedades que gritan justicia estando aun dormidas. Hay tanta claridad que duele, hay tanta oscuridad que engaña, hay ayer, hay presente y espero también haya mañana.


sábado, 21 de diciembre de 2013

Un momento perfecto

El sabor de un beso que se materializa en tu boca, el aroma del café colándose lento, mi canción favorita invadiendo el espacio con un manto etéreo de dulzura. La luz del sol atravesando la ventana, levantando el alma. Las miradas que delatan el brillo del corazón, lo que se dice, lo que se calla. Una batalla de sonrisas que rebotan por la habitación, un aire de perfección. La piel cansada del cansancio, el reloj debiéndole horas a nuestras ganas, un carrusel de sueños desfilando como arco iris en nuestro firmamento.
Una sensación de plenitud por encima de las palabras, esa misteriosa forma que tiene el destino de regalarnos vida, haciendo de ti, de los dos, una historia y de este pequeño renglón que escribimos, un momento perfecto.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Mi propio cuento

Voy por los caminos de hojas secas, en las rutas del tiempo, jugando a perderme, construyendo mi propio laberinto, aquel que me tomará una vida, una obra maestra de granos de arena la cual temo dejar inconclusa antes de hallar la salida. Voy inhalando los sabores del viento, las premisas de ojos ajenos, el sueño inconstante y la piel del deseo, en mareas tenues, en tormentas de miedo. Voy trepando las paredes de la desesperación, el fuego de los años, las deidades, las convenciones y los sentimientos complejos, como cada uno de nosotros, gladiadores de espada afilada y escudo en el pecho. Voy reinventando la lógica, cuestionándolo todo y haciendo de mis errores lo mas cercano a un acierto. Voy con mi cabeza en alto, mis manos fuertes y un corazón rebosante escribiendo mi propio cuento.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Ese roce de frío en una mañana perfecta, ese sorbo de cafe negro que despierta el alma, ese recuerdo profundo de aquel manantial de sonrisas, ese beso aun húmedo en mi boca, ese salto de fe que llena el corazón. Ese pensamiento profundo rebosando de vida, este pecho que retumba, esta profunda alegria, es saber que entre lo bueno y lo malo, el camino sigue escrito y se escribe a cuatro manos.