domingo, 14 de agosto de 2011

"Es como vivir en medio del ojo de un huracán, en el trópico de los besos esquivos. Donde nada nace y todo muere. Sentir las tormentas rodear el circulo de los imposibles, hacerse viejas a lo lejos en el perímetro de las lluvias seguras. Como la gravedad de la fe que gravita hacia sus propios cielos, como el alimento de los vampiros con hambre de oscuridad. Es sentir las venas donde corre sangre, llenas de oxigeno gastado. Es invocar los poetas malditos con argumentos prestados. Un tango rebosado de lujuria, un centímetro de razón desvalido ante mil millas de irracionalidad. Una melodía que flota tambaleante entre rezagos de arte y a media voz sugiere una verdad que en su antagónico gemelo nadie jamás podría explicar. Pensando en evitar lo simple, para destronar la practicidad, se calculan los exponentes de riesgo de estas líneas para aquel que sepa desmenuzar. Si aun sigues conmigo, sabrás que de los terrenales no nos podríamos emancipar. Si acaso la pereza te roba el sentido, es mejor saberlo callar, detente y vuelve a empezar. El mareo de los dioses nos hizo portadores de luz, seres irresponsables, dueños de nada, perpetuadores de la bandera de la frivolidad. Es como vivir en medio del ojo de un huracán, es sentir ráfagas de miedo destrozando tus entrañas y guardar en la esquina dormida del alma un sublime rasgo de claridad que se despierta justo cuando estas cansado de todo lo demás."

www.alicastro.com/diario




1 comentario:

  1. Excelene. Tiene mucha pasión ese escrito, aunque admito que logró confundirme en algún momento, pero al final lo entendí y me idenifiqué. Yo también escribo y créeme que me inspiró, jeje un beso, cuidate.

    ResponderEliminar